El arma de destrucción masiva de Rajoy

La mitología del PP ya tiene otro momento cumbre. Fraga se quita la chaqueta para salir a por los que intentan reventarle un mitin. Fraga rompe en pedazos el papel con el que (supuestamente) Aznar presentaba su dimisión antes de ser elegido. Aznar pone los pies en la mesa imitando a Bush. Aznar dice a Blair que se va a otra sala a fumar mientras se negocia el Tratado de Amsterdam porque no se va a mover hasta que le den lo que pide («Mira. Tengo muchos más cigarros para fumar»). Y ahora del héroe improbable tenemos el mítico SMS a De Guindos: «España no es Uganda». Así lo cuenta El Mundo:

En un momento dado, la negociación estaba rota. De Guindos se los transmitió vía SMS a Rajoy, quien, desde La Moncloa, le contestó: «Aguanta. Somos la cuarta potencia europea. España no es Uganda». Fue entonces cuando el ministro español recurrió a su particular arma de destrucción masiva: «Si ustedes quieren forzar el rescate de España, vayan preparando 500.000 millones de euros y otros 700.000 para Italia, que tendrá que ser rescatada después que nosotros». Durante unos minutos, se hizo el silencio entre los conferenciantes.

Habían probado el frío acero de la espada de Rajoy. El «arma de destrucción masiva» (¿le llamarán Tizona?) dejó el suelo regado de cadáveres.

Cautivas y desarmadas, las tropas comunitarias entregaron las armas y… procedieron a forzar a España a aceptar un rescate por un valor máximo de 100.000 millones de euros, que será recibido por el FROB y por tanto computará como deuda (y el pago de intereses como déficit), y que obligará (según ha dicho hoy el alemán Schäuble) a una detallada inspección internacional de la reestructuración del sector bancario y, en última instancia, de la propia economía española. No será una intervención idéntica a aquellas por las que pasaron Grecia, Irlanda y Portugal, pero ya es suficiente como para que España aparezca en la UVI.

Porque la vigilancia va a ser realmente intensiva.

Qué gran victoria. Como en la frase de Pío Cabanillas, el Gobierno había salido con la idea de «hemos ganado, pero no sabemos quién». Luego vino la realidad, cuyo mayor defecto es que no suele comprar La Razón o ABC.

Tras un inicio muy bueno hoy –la prima de riesgo abrió 18 puntos por debajo del nivel con que cerró el viernes (471)–, en algo más de cuatro horas el pretendido efecto del rescate se vino abajo. A esta hora la prima está en 520 y, lo que es peor, el tipo de interés de los bonos a diez años ha subido al 6,5% (partían esta mañana de un 6,16%). El primer asalto se ha perdido. Veremos los siguientes.

Varios analistas achacan esta situación a la incertidumbre sobre las condiciones del rescate (tipo de interés, plazo de devolución, montante real, origen de los fondos…), pero es lo de siempre cuando se producen cambios bruscos en el mercado y hay que echarle la culpa a alguien. Habrá a buen seguro razones concretas que expliquen determinadas reacciones, pero el hecho de partida es que España no puede rescatar a sus propios bancos porque no tiene ni fondos ni crédito suficientes. En caso de impago o quita, los acreedores ya empiezan a suponer que las instituciones europeas se adelantarán en el reparto.

¿Impago? Eso es algo que el Gobierno desmentirá con los ojos inyectados en sangre. Con la misma pasión con la que negaron que iban a pedir a la UE el rescate de la banca.

Esta es la semana que acaba con las elecciones en Grecia. Cualquier cosa puede pasar. Bruselas participa en esta campaña como un partido más, aunque no se presente a las urnas con sus propias siglas. Su acto electoral de hoy ha sido la filtración de un plan de contingencia para el peor escenario posible (la salida traumática de Grecia de la eurozona): controles de capital, límite en el dinero que se pueda sacar de un cajero automático… Ya se sabe que la materia prima de la campaña griega es el miedo.

Va a ser una semana muy larga.

Después del fin de semana en que ocurrió lo que el Gobierno decía que no podía ocurrir, no viene mal repasar las acusaciones que la prensa del Cretácico dedicó a Reuters por informar que iba a ocurrir lo que finalmente ocurrió. Veamos lo que decía Jaime González, columnista habitual de ABC sobre Reuters el viernes:

Bajo la apariencia del periodismo serio y riguroso, la agencia Reuters se ha convertido en el vocero del diablo: tan dispuesta siempre a incendiarnos la casa. Ese frenético intento de empujarnos al abismo responde a una psicopatología informativa de dudoso diagnóstico, aunque lo más sencillo sería pensar que son la mano que mece la cuna de una siniestra estrategia. Cuando se refieren a España, su palabra preferida es ‘intervención’, de manera que, en justa reciprocidad, les respondo que creo que ha llegado el momento de que intervengan a una agencia de noticias que se ha convertido en un peligro. Los signos de decadencia de Reuters son tan evidentes que su prima de riesgo ha traspasado hace tiempo el nivel de lo tolerable.

Esto es muy de hidalgo castellano, ufano y orgulloso, que no tiene qué comer y lleva la ropa interior y los calcetines llenos de agujeros. Estos indigentes intelectuales que escriben al dictado del poder (de esos siempre hay de sobra en España con independencia de quién gobierne) se permiten dar lecciones a los medios de comunicación extranjeros.

Ellos también son un arma de destrucción masiva. Por donde pasan no crecen las noticias.

Esta entrada fue publicada en Crisis, España y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El arma de destrucción masiva de Rajoy

  1. Gabriel dijo:

    Poco les ha durado la alegría en la calle Génova. El problema más grave es la incertidumbre que arrastramos desde que comenzó la crisis. ¿Qué ocurrirá mañana? ¿Y dentro de un mes? Eso es lo preocupante.

  2. ¡Es España, coño! Le decía García Carrés a Tejero la noche del 23-f http://crono-historia.blogspot.com.es/2009/02/grabaciones-de-garcia-carres-23f.html Dos sainetes distintos, una misma miseria.
    ¿Que contarán cuando empiece a verse la letra pequeña?

  3. David Peñasco Maldonado dijo:

    ¡Aguanta, Luis! ¡Somos la reserva espiritual de Occidente! ¡Que las hordas teutonas no nos vean suplicar! ¡Que no te tiemble la mano mientras acercas el encendedor a la mecha, me cago en Dios! ¡O nos dan lo que queremos, o volamos el chiringuito! ¡Arrastrados sí, pero humillados NUNCA!

  4. ari dijo:

    Puesahora que Correa ha salido del trullo a lo mejor le nombran ministro de Economía, como premio por haber tenido el pico cerrado y no tirar de la manta.

  5. Pingback: El método Rajoy: ignorancia, arrogancia y mentiras | GUERRA ETERNA

  6. Pingback: El método Rajoy: ignorancia, arrogancia y mentiras « Sección Sindical Intercentros FESSA CCOO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *