La moda que mata más rápido al planeta

La industria textil nunca ha tenido muy buena fama en cuanto a las condiciones y trato a sus trabajadores. Ahora hay que incluir su impacto en el cambio climático y en la contaminación de los océanos a través de la dispersión de microfibras y la basura que genera la ropa desechada. En el libro ‘Fashionopolis. The Price of Fast Fashion & the Future of Clothes’, Dana Thomas explica el daño que está haciendo la ‘Fast Fashion’ y la ilimitada producción de prendas cuya esperanza de vida en los escaparates y los armarios es cada día menor.

Las cadenas de producción ofrecen ahora productos baratos de buena calidad que son indudablemente atractivos para el consumidor sin que este sea consciente del impacto global de la industria. Tragedias como la del edificio Rana Plaza en Bangladesh aumentan de forma súbita el nivel de concienciación de la gente y las promesas de la industria por hacer las cosas de forma diferente. La impresión posterior es que es difícil evaluar el nivel de los avances, en el caso de que existan. NYT:

«Thomas nos recuerda que la industria textil ha sido siempre uno de los rincones más oscuros de la economía mundial. Como producto representativo de la Revolución Industrial, los productos textiles fueron cruciales en el desarrollo del sistema capitalista globalizado y los abusos que se producen hoy se asientan sobre una larga historia. El trabajo esclavo en el sur de EEUU suministraba material a las fábricas de Inglaterra, conocidas por el trabajo infantil y otros horrores, y Estados Unidos, en la que los incendios en las fábricas acabaron con las vidas de nuevos inmigrantes en el comienzo del siglo XX. Thomas informa de que existen inmigrantes hoy en Los Angeles víctimas de la explotación y del robo de sus salarios, por no mencionar a los trabajadores de Bangladesh, China, Vietnam y otros lugares que afrontan condiciones laborales como poco siniestras o inhumanas en el peor de los casos. La moda es una industria que se ha basado en las penalidades que sufren los que no tienen poder ni voz, y en mantenerlos en ese estado».

La maldición de Bangladesh empieza en las tiendas de Europa y EEUU. Abril 2013.
Qué es lo que se puede y se debe hacer en Bangladesh. Mayo 2013.
John Oliver y esa ropa tan barata que compramos. Abril 2015.

Esta entrada fue publicada en Cambio climático, Economia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.