Rohani y el Holocausto

Rohani ha dejado huella en Nueva York. El presidente iraní ha continuado con la tendencia que se intuyó en la campaña electoral y en sus primeros pasos una vez que asumió el cargo. El suyo es un mensaje completamente diferente al de Ahmadineyad. Además, como miembro de la élite política desde hace décadas, sus ideas se expresan de forma que no choquen con las del líder espiritual, el ayatolá Jamenei.

Tanta cautela no ha impedido que Rohani haya condenado el Holocausto en una entrevista en CNN. Es cierto que sin pronunciar la palabra Holocausto, pero siendo muy claro en el terreno de los principios. Hay cierta polémica sobre la traducción al inglés de sus palabras. Esta parece ser una versión correcta:

“He dicho antes que no soy un historiador y en relación a las dimensiones de acontecimientos históricos tienen que ser los historiadores los que los expliquen y discutan.

Pero en general puedo decir que cualquier crimen contra la humanidad cometido en la historia, como los crímenes cometidos por los nazis, sea contra judíos o no judíos, debe ser totalmente condenado desde nuestro punto de vista. Al igual que cuando hoy se cometen crímenes contra cualquier nación, religión, grupo étnico o creencia, condenamos ese crimen o genocidio.

Por consiguiente, lo que hicieron los nazis fue condenable. Las dimensiones de eso, a las que usted se refirió, son responsabilidad de historiadores e investigadores para que queden claras. Yo no soy un historiador.

Sin embargo, esto debe quedar claro. Si se comete un crimen, ese crimen no debe utilizarse para permitir que una nación o grupo justifiquen esos crímenes o la opresión de otros. Por ello, si los nazis cometieron un crimen, y con independencia de lo que fue, lo condenamos porque el genocidio o el asesinato masivo debe ser condenado.

En nuestra opinión, no importa si la persona muerta es judía, cristiana o musulmana. En nuestra opinión, no hay diferencias. Matar a un inocente es algo rechazable y condenable. Pero esto no puede justificar la expulsión de un pueblo de su tierra durante 60 años y que se diga que los nazis cometieron crímenes. Ese crimen también debe ser condenado, y ocupar la tierra de otros también debe ser condenado”.

Hay una cierta reiteración, producto de intentar hacer dos cosas al mismo tiempo: rechazar el genocidio y hacerlo de forma que no parezca que repite el discurso de los dirigentes israelíes o occidentales. Probablemente, lo mismo se puede decir de su negativa a dar una cifra de víctimas del Holocausto con el subterfugio de dejar el asunto en manos de historiadores.

Rohani da un paso significativo pero con la mirada puesta en Teherán, donde es el presidente pero no el político con más poder del país.

En cualquier caso, es un gesto opuesto a la actitud deplorable de Ahmadineyad de negar la realidad histórica, que incluso llevó a la organización en Teherán de un congreso con la intención de cuestionar el Holocausto. Fue una oportunidad propagandista excelente para el Gobierno israelí que Netanyahu no desaprovechó en todos los foros internacionales a los que asistió.

C0n respecto al programa nuclear, en su discurso ante la Asamblea General de la ONU Rohani insistió en que la intención iraní es pacífica. “Las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva no tienen lugar en la doctrina de defensa y seguridad de Irán, y contradicen nuestras convicciones básicas religiosas y éticas”.

La declaración es rotunda y nada ambigua. No es nueva, porque Jamenei ya ha dicho en más de una ocasión que considera las armas nucleares “un pecado”, definición a la que hay que dar importancia tratándose de un líder religioso. Es desde luego un compromiso mucho más firme que la política oficial de ambigüedad calculada del Gobierno israelí sobre su arsenal nuclear.

Décadas de rivalidad histórica entre EEUU e Irán no se van a solventar con declaraciones, por claras que parezcan. Ambos necesitan llegar a acuerdos concretos que les obliguen: deberían consistir en permitir el programa de enriquecimiento nuclear iraní con las salvedades y controles que garanticen su aplicación civil. De ello se supone que se empezará a hablar en la reunión del jueves de los jefes de las diplomacias de ambos países.

 

Esta entrada fue publicada en Historia, Iran y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Rohani y el Holocausto

  1. Gorki dijo:

    Es que todo eso de que son décadas de “rivalidad” son tontunas, y por tanto toda esa palabrería sobre el Holocausto (que ahora sí, ahora no) son tontunas también. Van a reunirse y comportarse “abiertamente” como se han comportado durante décadas bajo cuerda, al margen de que ambos países necesiten de todo ese aparato teatral para disimular su perfecto entendimiento.

  2. mikel dijo:

    Me toca ejercer de tocapelotas.
    “donde es el presidente pero no el político con más poder del país.”
    ¿Tan lejos acierta, como, de cerca no ve?
    Guarde esa frase, que le va a servir para casi todos sus artículos.
    De nada.

  3. mikel dijo:

    La clave de las negociaciones girarán en torno a esta frase de Obama: “… y respetamos el derecho del pueblo iraní a acceder a la energía nuclear con fines pacíficos”.
    Lo digo, porque, en el lenguaje de EE.UU., “derecho a acceder a la energía nuclear significa que no tienen derecho a la tecnología nuclear.

    Por ese flanco pondrán los palos a las ruedas, tanto neocons, como israelies. Ya veremos que fuerza tienen.

  4. John Doe dijo:

    Veamos… Hoy es jueves, ¿no? Los días en los que los ironías juran que arrojarán a los perros israelíes al mar son los lunes y los miércoles, los martes y los viernes los dedican a soltar diatribas contra el Gran Satán, el fin de semana descansan, y ese día que les sobra lo dedican a confundir a los putos blancos con declaraciones contradictorias…

  5. Pingback: Señales de Rouhaní | Apuntes de Orlando Jorge Mera

  6. Dr. Pointer dijo:

    Pues miente como un bellaco.

    La doctrina de defensa de Irán, además perfectamente lógica, aplastantemente coherente e implacablemente ineludible, es dotarse de armamento nuclear. No tienen opción, o serán unos mierdas y les pasará lo mismo que a Siria o a Libia. Esto lo sabe hasta el último tonto. Israel, Turquía, Rusia, Pakistán, India y China tienen armamento nuclear, no se puede aspirar a ser potencia regional, tocar los cojones al vecindario y andar con chatarra.

    Habrá que mirar con lupa lo que dijo, porque una cosa es “igual ya no estamos interesados en fabricarlas nosotros… si nos las facilitan los rusos” (pero su programa “espacial” que encubre dotarse de ICBM sigue a todo trapo, y curiosamente Israel no dice nada de los monos que mandan a la estratosfera). Pero que vamos a asistir a una proliferación nuclear a corto plazo (ahora-2020) esto está cantado. Corea del Norte, del Sur, Japón, posiblemente Vietnam, Brasil, Irán naturalmente, Australia de alguna manera, Sudáfrica -que no se sabe si tiene alguna guardada del régimen anterior o no- y Argelia con bastante probabilidad, todos estos países se van a dotar de armamento nuclear. Y posiblemente los EEUU acaben vendiéndolas ellos mismos, una vez que la crisis les baje los humos definitivamente, con lo cual tendrá armamento nuclear desde Filipinas hasta Colombia, faltaría más.

    Esto por un lado.

    Por el otro, todas esas chorradas del Holocausto lo único que vienen a decir es mandar una serie de recados a los lobbies sionistas de EEUU. Por una oreja van a entrar y por la otra van a salir. Se ha equivocado completamente. Si hubiera dicho que el Holocausto nunca existió pero que Israel tiene todo el derecho del Universo a anexionarse Chipre, Cristodólar, el monte Ararat y toda Siria y Egipto, porque lo dice la Torá, entonces sí que hubiera sido un bombazo y vía libre para abundantes intercambios de todo tipo Irano-Israelíes (básicamente Israel tima e Irán pone el culo). Pero este hombre se ha hecho la picha un lío.

    De todos modos es otro impresentable, en vez de ir en plan revolucionario de pacotilla y bocas escuela Iker Jiménez va de máster de opereta y demócrata-cristiano de modales escuela de Chicago (perdón, demócrata-musulmán). Interesa más lo que vayan a hacer de política interna, que tienen el país hecho unas bragas, porque la exterior va encarrilada sola. Gracias a la subnormalidad ajena.

  7. En cuanto a la palabra “Holocausto”, que en principio significaba ofrenda sacrificio o inmolación religiosa aplicado al genocidio ejercido por los nazis, me parece una perversión impresionante del lenguaje.

    Hace años el DRAE daba para holocausto la siguiente definición:

    1ª-Entre los israelitas especialmente, sacrificio en que se quemaba toda la víctima.

    2ª- Acto de abnegación total que se lleva a cabo por amor.

    En ediciones posteriores aparecía como segunda acepción le de “gran matanza de seres humanos”, acepción que desde las dos últimas ediciones aparece en primer lugar.

    Probablemente la lumbrera que ideó el despropósito de llamar “holocausto” a aquello fue Elie Wiessel, probablemente porque un sacrificio ofrecido a Yahveh era una transacción comercial -Yo te ofrezco un cordero para que tú me des…” Y Elie Wiessel tenía la intención de rentabilizar los campos de exterminio nazis para montarse todo un chiringuito como apuntó Norman Finkelstein en “La industrioa del Holocausto” http://www.laeditorialvirtual.com.ar/pages/Finkelstein_Norman/IndustriaDelHolocausto.htm

    La verdad es que el palabro no me gusta nada y evito pronunciarlo siempre. Digo “exterminio” o “genocidio” que me parecen términos más apropiados.

    Saludos.

  8. mikel dijo:

    Txomin Goitibera:
    Me ha venido como anillo su aportación, ya que, la expresión “holocausto”, es casi coincidente con la de “holodomor”. Que, casualidades de la vida, dicen, es una expresión ucraniana de “hambruna”
    ¿Algún detalle al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *