Los hechos aislados forman una cadena en Afganistán

Otro loco solitario. Otro militar que desobedece órdenes y pone en peligro los objetivos de la misión. Otro hecho aislado que concede un gran triunfo a la propaganda del enemigo. Las explicaciones y peticiones de disculpas se repiten, también esta vez al más alto nivel, pero la última matanza de Afganistán revela que la maquinaria de control de daños que con tanta rapidez se movió en casos anteriores da ahora muestras de estar oxidada.

El ex portavoz del Departamento de Estado Philip Crowley parece haberse rendido a la evidencia. Tantas veces habrá dicho que hechos como este no son representativos que ya no tiene fuerzas para mantener esa línea argumental. Lo compara con el impacto que tuvo la ofensiva del Tet, porque las opiniones públicas de ambos países nunca podrán volver a las posiciones anteriores. El abismo que se abre entre ellas es imposible de superar.

Uno esperaría que Newt Gigrinch se lanzara a uno de sus alegatos irrisorios de costumbre, por ejemplo criticando a Obama por presentar disculpas como hizo con el incidente de la quema de los coranes. Hasta él ha sufrido de un repentino ataque de sentido común. La misión ya no es factible y es hora de ponerle fin.

El sargento –cuya identidad aún se desconoce, aunque se sabe que había estado destinado tres veces en Irak y que había llegado a Afganistán por primera vez en diciembre– salió solo a las tres de la mañana de su base y dio inicio a la locura en dos pueblos cercanos del distrito de Panjwai, en la provincia sureña de Kandahar. Mató a 16 personas, incluidos nueve niños, de forma fría y metódica. Cubrió los cadáveres de varias de sus víctimas con mantas y les prendió fuego. Regresó andando y se entregó a una patrulla de soldados que había salido en su búsqueda.

Hay una constante que se repite en todas las guerras en las que interviene un Ejército extranjero. Al final, la responsabilidad de todas las desgracias termina recayendo sobre los que llegaron de fuera. En algunos casos, es obvio que es así. En otros, no. El extranjero es el elemento extraño que proviene de una cultura diferente y que es incapaz de entender las costumbres locales. Con independencia de cuáles sean sus intenciones, y siempre se suponen las peores, es el responsable de que no haya manera de acabar con el horror. En una lucha entre milicias, la de fuera siempre lo tiene más difícil. Y el Ejército norteamericano es la mayor milicia que opera en Afganistán.

Los historiadores pueden decir, y con razón, que todo lo que ocurre en ese país es una continuación de una guerra civil que se inició a comienzos de los años 70 en la que los extranjeros siempre jugaban el mismo papel. Pero la memoria histórica de la gente no suele ser tan amplia. Lo que saben es que las tropas norteamericanas llevan una década prometiendo que el fin del sufrimiento está cerca, que ya se intuye en la distancia el momento de la normalización. Y no es cierto.

Cambia la estrategia pero no la última razón de ser de todas las operaciones militares. Hay que continuar matando hasta que no quede ningún enemigo vivo. El soldado probablemente desquiciado lleva esas órdenes hasta sus últimas consecuencias.

A veces, es un grupo de soldados el que elabora su propia estrategia. El Ejército como colectivo es omnipotente. Su superioridad de medios sobre el adversario es abrumadora. Y los muchachos del ‘Kill Team’ comienzan a coleccionar trofeos. Todos ellos ven a los afganos como el auténtico enemigo. Matarlos de forma indiscriminada no forma parte de las órdenes que reciben, pero sí del sentido de su presencia en Afganistán.

¿Cómo diferenciar la locura personal del instinto homicida? Pasa el tiempo, se suceden los ‘hechos aislados’ y en última instancia los comunicados propagandísticos pierden su eficacia, si alguna vez la tuvieron. Philip Crowley habrá escrito muchos. Ya no se los cree ni él.

EEUU promete que la matanza de Kandahar será investigada hasta sus últimas consecuencias y que su autor pagará por los crímenes.

No fue lo que ocurrió en Haditha. El responsable de la unidad que mató a 24 iraquíes, incluidos siete niños, terminó siendo castigado con el confinamiento en la base durante 90 días y la pérdida de su rango de sargento. Como todo ocurrió después de la explosión de una bomba que mató a uno de los militares, todo lo que pasó estaba justificado o era inevitable, aunque hubiera que lamentar el resultado. Una semana antes de los hechos, ese mismo sargento le había dicho a uno de sus compañeros: «Si nos atacan otra vez, vamos a matarlos a todos en esta zona».

¿Premeditación? No, según el final de ese proceso judicial, sólo lo que llaman en inglés «the fog of war», la zona de incertidumbre y ambigüedad que convierte a la guerra en un escenario impredecible donde las decisiones son por definición moralmente discutibles. La mejor forma de justificar cualquier exceso.

Cuando las atrocidades se repiten una y otra vez, ¿dónde queda la excepcionalidad del hecho, su carácter singular por deplorable? Una vez es accidente, dos veces es una coincidencia, tres veces es una costumbre. Y no hay costumbre más extendida en una guerra que la de matar.

Esta entrada fue publicada en Afganistan y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Los hechos aislados forman una cadena en Afganistán

  1. José L. Ochando dijo:

    Creo que tu análisis es bastante simplista y equivocado. Si buscamos un poco por las estadísticas de las víctimas civiles en Afganistan, podremos ver que los talibanes son los que han provocado las mayores matanzas. Veamos por ejemplo: http://www.guardian.co.uk/news/datablog/2010/aug/10/afghanistan-civilian-casualties-statistics

    En 2010 los talibanes serían culpables de más de 2.000 muertes, mientras que las fuerzas pro-gubernamentales, tendrían en su cuenta a 440. Y en esta última cifra tenemos las muertes causadas por el ejercito y la policía oficial. Cualquier afghano sabe que es mucho más peligroso el fuego que viene de parte de la guerrilla talibán.

    De acuerdo, un soldado americano se ha vuelto loco aparentemente. En el otro conflicto que mencionas, un pelotón americano se vio envuelto en una emboscada y usó la fuerza más allá de los límites que les imponen sus mandos. Algunas veces se han quemado coranes, o se ha meado cadáveres. De todas formas, después de años de guerra y de miles y miles de operaciones efectuadas, creo que podemos concluir que sólo se puede hablar de hechos aislados, que incluso tienen poco que ver entre sí, y que las tropas americanas han cumplido casi siempre con los estandares que se les imponen.

  2. Pancho dijo:

    Es inevitable, calculo yo. País extraño, conflico no convencional, donde el enemigo no puede ser distinguido de la población civil, todo el mundo a tu alrededor habla otro idioma, todo el mundo a tu alrededor te mira como lo que sos: parte de una potencia de ocupación a la que realmente le importa un carajo lo que pase con la población nativa. Así que ni pensar en que te den las gracias. Alguien puede pretender que los afganos los reciban con banderas como los franceses luego de Normandía? No se ganan posiciones. Las posiciones que se ganan dejan de mantenerse al cabo de poco tiempo. Me animo a pensar que en ese sentido, debe ser muy similar a Vietnam. El objetivo es una abstracción. Las frustraciones deben estar a la orden del día. El ambiente es ideal para que generar resentimientos mutuos y me extraña que los yankis dispuestos a matar a todo el que se ponga delante no sean muchos más.

    Sin embargo, no hay justificación. Es imposible. No hay «humanidad» que valga. No hay disculpa ni moral que valga. La solución sería no haberse metido directamente en ese berenjenal, pero no sirve llorar sobre la leche derramada.

    Ahora, tampoco creo que sea procedente comparar la cantidad de víctimas de los talibanes con los de las fuerzas de ocupación. Hey! Son los buenos, remember? Desde el punto de vista afgano, ninguno de los buenos debería enloquecer y matar a tus hijos en plena madrugada. Me estás jodiendo? En ese contexto, no hay diferencia ninguna entre talibanes y ejército de USA. Peor todavía, porque los talibanes son locales y los otros hijos de puta vienen de lejos a matarlos.

    A los muertos no les importan quienes los matan, en definitiva.

  3. mikel dijo:

    Lo que verdaderamente me apasiona del ¿neo?periodismo, es la ingenuidad tan compulsiva existente (risas). En serio ¿os creéis la primera versión que os enlatan?

  4. Rosie dijo:

    Pancho dice «Alguien puede pretender que los afganos los reciban con banderas como los franceses luego de Normandía? » Pues… los libros de historia actuales indican que los franceses en general si, pero los franceses DE Normandia no estaban por muchas banderas. Razón poco conocida: los bombardeos aliados (no tanto la lucha en si) causaron miles de muertos civiles. Por ejemplo sobre unos 100.000 habitantes de Caen, murieron como mínimo 3.000 personas, se destruyo el 70% de la ciudad.
    No lo digo por apuntarme a la moda de «que malos han sido siempre los americanos». Sino indicar algo que a veces se olvida. Lo que hay que evitar es la guerra en si. Una vez en guerra, la posibilidad de que incluso con las mejores de las intenciones y un enemigo mu malo y perfectamente identificado, pues incluso asi la posibilidad de que «los buenos» maten un gran numero de civiles es casi inevitable.

  5. Pancho dijo:

    Sí, completamente de acuerdo, Rosie. Hay muchos episodios por el estilo. Usé el ejemplo de Normandía con la mente puesta en las imágenes de archivo de la gente vitoreando a los americanos durante la liberación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *