ISIS es el nuevo hombre del saco

terror isis

El Gobierno británico ha elevado el nivel de amenaza de atentado terrorista en el país hasta la posición «grave». En el semáforo con colores, ese es el segundo nivel más alto, por debajo de «crítico». Eso quiere decir que un atentado es «altamente probable», pero no inminente. ¿Hay nueva información de los servicios de inteligencia sobre ese riesgo de ataque? No, dijo la ministra de Interior, Theresa May. Y los primos de Washington tampoco cuentan con nada que justifique correr en círculos mientras se lanzan gritos de terror (de momento se contentan con alentar la comparación de ISIS con los nazis; es un truco que ha funcionado antes).

Nunca es necesario concretar cuando es suficiente con pronunciar la palabra ISIS. Ya no es una pintoresca diosa egipcia, sino la suma de todos los miedos.

Posteriormente, el primer ministro elevó el listón de la alarma. Algo había que hacer después de los sucesos de los últimos meses en Siria e Irak, y David Cameron no desaprovechó la oportunidad para dar malas noticias a los británicos. Y a sus hijos. Y a algunos de sus nietos.

Nos encontramos ante una lucha que durará no ya años, sino décadas. ¿De qué me suena eso? Por ejemplo, del viceministro laborista Phil Woolas, que dijo en 2006, y no fue el único, que estábamos en una «guerra perpetua» contra Al Qaeda que duraría una generación entera, o más. Ya no tenemos en primera línea de fuego a Al Qaeda, pero está ISIS con sus avances en Siria e Irak, su repertorio terrorífico de crímenes de guerra y su recién estrenado «califato». Pero no pensemos que la amenaza se limita a esos dos países. Cameron sabe que ISIS está pensando atacar «toda Europa Occidental».

No, no tiene ninguna duda, como nosotros tampoco dudamos de que estas declaraciones harán más fácil que el Parlamento acepte aprobar alguna restricción de los derechos políticos o más poderes para la policía después del incremento del nivel de alarma.

En fin, ¿qué se puede añadir a todo esto a lo que contó Charlie Brooker en 2010?

Para el caso de que sea necesario añadir algo más:

¡Alarma! Hay un terrorista bajo su cama.
Cuando el terrorismo hace que los periodistas pierdan el sentido común.
Los terroristas son idiotas, nosotros los convertimos en personas inteligentes.
El terrorismo como impuesto.
‘Megaterror’: cuando la palabra terrorismo ya no es suficiente.

Esta entrada fue publicada en Propaganda, Reino Unido, Terrorismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.